“Daihatsu es autor de uno de los mayores escándalos de la industria del automóvil”

“Daihatsu es autor de uno de los mayores escándalos de la industria del automóvil”

OhComenzamos inclinando el pecho, profundamente si la falta es grave, y pronunciando las palabras: “Honto ni gomenasai” (» Lo siento mucho «). En Japón, una sociedad altamente codificada donde la vergüenza juega un papel central, una disculpa pública y sus gestos son un requisito previo para cualquier explicación. Entonces Soichiro Okudaira hizo una reverencia.

Lea también: Artículo reservado para nuestros suscriptores. “Dieselgate”: tres millones de vehículos en Francia siguen circulando con motores amañados

La empresa que dirige, Daihatsu, fabricante de coches pequeños y filial de Toyota, es autora de uno de los mayores escándalos en la industria del automóvil de los últimos veinte años. Comparable en escala y gravedad a las trampas de Volkswagen en las pruebas de emisiones, que le costaron a la compañía alemana más de 30 mil millones de euros y contribuyeron en gran medida a acabar con la tecnología de los motores diésel, una gran especialidad europea.

En el caso de Daihatsu, fueron las pruebas de choque de seguridad las que fueron falsificadas. Los operadores distribuyen ligeras modificaciones en los vehículos de prueba para que la deformación del vehículo, o la apertura del airbag, se produzca correctamente.

Lanzador de alertas

El asunto, desvelado en abril por un denunciante que sospechaba de seis modelos, adquirió una dimensión completamente nueva tras una investigación de los auditores. En total, 64 modelos están afectados y algunas de las 170 irregularidades detectadas se remontan a más de diez años, en algunos casos a principios de los años 90. Toyota ha anunciado la suspensión de quince modelos vendidos en Asia.

Lea también: Artículo reservado para nuestros suscriptores. “A la zaga de los vehículos eléctricos actuales, Toyota está intentando volver a la normalidad”

Soichiro Okudaira, en su acto de contrición, señaló al menos cuatro causas. Empleados bajo presión para reducir costes y plazos, la ausencia de una cultura de informar hechos y de una comunicación sana y, finalmente, el miedo al fracaso, que está muy mal visto. Todos los errores básicos que aparecen en la mayoría de manuales de gestión, muchas veces inspirados en el ejemplo… ¡Toyota!

Toda la estructura del primer fabricante de automóviles del mundo está sacudida por este asunto y llevará tiempo recuperar la confianza de sus clientes. Ya seas un individuo, una empresa o una nación, definir y mantener una cultura, una ética y el respeto por los valores básicos es una tarea interminable.