En empresas más feminizadas, los conflictos por salarios son menos efectivos

En empresas más feminizadas, los conflictos por salarios son menos efectivos

Si bien se mantienen las negociaciones anuales obligatorias (NAO) sobre retribuciones en las empresas de cara a 2024, la reducción de la inflación debería reducir las dotaciones de incremento previstas en los acuerdos que logren cerrarse. Sin embargo, los niveles salariales siguen siendo una de las principales razones de conflicto en el trabajo, ya sean movilizaciones colectivas (paros, huelgas prolongadas) o conflictos individuales.

¿Cuáles son los resultados de este conflicto? Esto es lo que una mujer quiso examinar estudio del sociólogo Maxime Lescurieux, publicado en febrero por la dirección de investigaciones, estudios y estadísticas (Dares) del Ministerio de Trabajo. Sin concluir una relación causal que preferiría que estas fotos de tensión fueran el único factor que explica los aumentos salariales, el autor señala más bien una “correlación significativa” positivo entre la presencia de conflictos, la apertura de negociaciones y los aumentos: entre 2014 y 2019, la remuneración bruta media por hora aumenta más rápidamente en las empresas más conflictivas que en las menos conflictivas.

El documento aporta variables adicionales de análisis, como el sector de actividad, el tamaño de la empresa, la categoría socioprofesional y, más original, el predominio de hombres o mujeres en la empresa.

Hábito de movilizarse y negociar.

Contrariamente a la creencia popular, no existe una diferencia marcada entre los dos géneros en la propensión a entrar en conflictos duraderos. Por otro lado, el impacto de los conflictos relacionados con la remuneración es cada vez menos visible en las empresas donde las mujeres son mayoría. Este vínculo entre conflicto y remuneración, señalado de manera positiva en los establecimientos donde los hombres son mayoría, resulta incluso penalizador en caso de conflictos colectivos más formales y generalizados entre los equipos de trabajo más feminizados.

Leer también | Artículo reservado para nuestros suscriptores. Una correlación “significativa” entre conflicto en el trabajo y remuneración

Primera clave explicativa, según Maxime Lescurieux, autor del estudio: en las empresas con más hombres, por ejemplo en la industria o el transporte, “Se realizan más negociaciones colectivas en materia de salarios”, o el 87%, en comparación con sólo el 80% en las empresas donde las mujeres son mayoría. En las empresas dominadas por hombres, estas negociaciones afectan con mayor frecuencia la proporción de aumentos individuales, lo que también afecta la distribución de los salarios entre los dos géneros.

Esta diferencia también se explica por el hábito de movilizarse y negociar: la historia y la arquitectura más frágil de la constitución sindical en sectores con más empleadas como el comercio, los servicios y, en menor medida, la acción social, por ejemplo, son factores a tener en cuenta. en cuenta. “En los establecimientos dominados por hombres, puede haber una tradición de lucha y un equilibrio de poder más antiguo que facilita la creación de una dinámica de movilización, cuyo mantenimiento requiere medios, apoyo y comunicación”subraya Eve Meuret-Campfort, socióloga del CNRS.

Te queda el 46,21% de este artículo por leer. El resto está reservado para suscriptores.